En un importante ensayo para conmemorar el 75º aniversario del bombardeo atómico de Hiroshima, John Pilger describe la información de cinco «zonas cero» para las armas nucleares – desde Hiroshima a Bikini, Nevada a Polinesia y Australia. Advierte que a menos que tomemos medidas ahora, China es la siguiente.

Cuando fui por primera vez a Hiroshima en 1967, la sombra en los escalones todavía estaba allí. Era una impresión casi perfecta de un ser humano a gusto: piernas separadas, espalda doblada, una mano a su lado mientras esperaba que se abriera un banco.

A las ocho y cuarto de la mañana del 6 de agosto de 1945, ella y su silueta se quemaron en el granito.

Miré fijamente a la sombra durante una hora o más, luego caminé hacia el río donde los supervivientes todavía vivían en chabolas. Conocí a un hombre llamado Yukio, cuyo pecho estaba grabado con el dibujo de la camisa que llevaba cuando se lanzó la bomba atómica.

Describió un enorme destello sobre la ciudad, «una luz azulada, algo así como un cortocircuito eléctrico», tras el cual el viento sopló como un tornado y cayó una lluvia negra. «Fui arrojado al suelo y noté que sólo quedaban los tallos de mis flores. Todo estaba quieto y tranquilo, y cuando me levanté había gente desnuda, sin decir nada. Algunos de ellos no tenían piel ni pelo. Estaba seguro de que estaba muerto.» Nueve años después, volví a buscarlo y había muerto de leucemia.

«No hay radiactividad en las ruinas de Hiroshima», decía la portada del New York Times el 13 de septiembre de 1945, un clásico de la desinformación implantada. «El general Farrell», informó William H. Lawrence, «negó categóricamente que [la bomba atómica] produjera una radiactividad peligrosa y persistente».

Sólo un reportero, el australiano Wilfred Burchett, había desafiado el peligroso viaje a Hiroshima inmediatamente después del bombardeo atómico, desafiando a las autoridades de ocupación aliadas, que controlaban el » dossier de prensa».

«Escribo esto como una advertencia al mundo», informó Burchett en el London Daily Express del 5 de septiembre de 1945. Sentado entre los escombros con su máquina de escribir Baby Hermes, describió salas de hospital llenas de gente sin heridas visibles que morían de lo que él llamaba «una plaga atómica».

Por esto, su acreditación de prensa fue retirada, fue puesto en la picota y difamado. Su testimonio de la verdad nunca fue perdonado.

El bombardeo atómico de Hiroshima y Nagasaki fue un acto de asesinato masivo premeditado que desató un arma de criminalidad intrínseca. Fue justificado por las mentiras que forman la base de la propaganda de guerra de Estados Unidos en el siglo XXI, creando un nuevo enemigo y objetivo: China.

Durante los 75 años transcurridos desde Hiroshima, la mentira más duradera es que la bomba atómica fue lanzada para poner fin a la guerra en el Pacífico y para salvar vidas.

«Sin los ataques de los bombardeos atómicos», concluyó la Encuesta sobre Bombardeo Estratégico de los Estados Unidos de 1946, «la supremacía aérea sobre Japón podía haber ejercido suficiente presión para lograr la rendición incondicional y evitar la necesidad de la invasión». «Basándose en una investigación detallada de todos los hechos, y apoyado por el testimonio de los líderes japoneses supervivientes involucrados, es la opinión de la Encuesta que … Japón se habría rendido incluso si las bombas atómicas no hubieran sido lanzadas, incluso si Rusia no hubiera entrado en la guerra [contra Japón] e incluso si no se hubiera planeado o contemplado una invasión.»

Los Archivos Nacionales en Washington contienen documentadas propuestas de paz japonesas ya en 1943. Ninguna fue emprendida. Un cable enviado el 5 de mayo de 1945 por el embajador alemán en Tokio e interceptado por Estados Unidos dejaba claro que los japoneses estaban desesperados por pedir la paz, incluyendo «la capitulación aunque los términos fueran duros». No se hizo nada.

El secretario de guerra de Estados Unidos, Henry Stimson, dijo al presidente Truman que «temía» que la Fuerza Aérea de Estados Unidos pudiera hacer que Japón fuera tan «bombardeado» que la nueva arma no pudiera «mostrar su fuerza». Stimson admitió más tarde que «no se hizo ningún esfuerzo, ni se consideró seriamente, para lograr la rendición y simplemente no tener que usar la bomba [atómica]».

Los colegas de Stimson en política exterior –mirando hacia la era de posguerra que estaban creando «a nuestra imagen», como dijo el famoso planificador de la Guerra Fría George Kennan– dejaron claro que estaban ansiosos por «intimidar a los rusos con la bomba [atómica] sostenida de manera bastante ostentosa en nuestra cadera». El general Leslie Groves, director del Proyecto Manhattan que hizo la bomba atómica, testificó: «Nunca me hice la idea de que Rusia fuera nuestro enemigo y que el proyecto se llevara a cabo sobre esa base».

Al día siguiente de la destrucción de Hiroshima, el presidente Harry Truman expresó su satisfacción por el «abrumador éxito» del «experimento».

El «experimento» continuó mucho después de que la guerra terminara. Entre 1946 y 1958, los Estados Unidos hicieron estallar 67 bombas nucleares en las Islas Marshall, en el Pacífico: el equivalente a más de una Hiroshima cada día durante 12 años.

Las consecuencias humanas y ambientales fueron catastróficas. Durante la filmación de mi documental, The Coming War on China, fleté un pequeño avión y volé al atolón de Bikini en las Islas Marshall. Fue aquí donde los Estados Unidos hicieron explotar la primera bomba de hidrógeno del mundo. Sigue siendo tierra envenenada. Mis zapatos se registraron como «inseguros» en mi contador Geiger. Las palmeras se erguían en formas extrañas al mundo. No había pájaros.

Caminé por la selva hasta el búnker de hormigón donde, a las 6:45 de la mañana del 1 de marzo de 1954, se pulsó el botón. El sol, que había salido, se levantó de nuevo y vaporizó una isla entera en la laguna, dejando un vasto agujero negro, que desde el aire es un espectáculo amenazador: un vacío mortal en un lugar de belleza.

La lluvia radioactiva se extendió rápida e «inesperadamente». La historia oficial afirma que «el viento cambió repentinamente». Fue la primera de muchas mentiras, como revelan los documentos desclasificados y el testimonio de las víctimas.

Gene Curbow, un meteorólogo asignado a vigilar el lugar de la prueba, dijo: «Sabían dónde iba a ir la lluvia radiactiva. Incluso el día del estallido, todavía tenían la oportunidad de evacuar a la gente, pero [la gente] no fue evacuada; yo no fui evacuado… Los Estados Unidos necesitaban algunos conejillos de indias para estudiar los efectos de la radiación».

Al igual que Hiroshima, el secreto de las Islas Marshall fue un experimento calculado sobre la vida de un gran número de personas. Se trataba del Proyecto 4.1, que comenzó como un estudio científico de ratones y se convirtió en un experimento sobre «seres humanos expuestos a la radiación de un arma nuclear».

Los habitantes de las Islas Marshall que conocí en 2015 -como los supervivientes de Hiroshima a los que entrevisté en los años sesenta y setenta- padecían una serie de cánceres, comúnmente de tiroides; ya habían muerto miles de personas. Los abortos espontáneos y los partos de niños muertos eran comunes; los bebés que sobrevivieron a menudo tenían deformaciones horribles.

A diferencia de Bikini, el cercano atolón de Rongelap no había sido evacuado durante la prueba de la bomba H. Directamente a sotavento de Bikini, los cielos de Rongelap se oscurecieron y llovió lo que al principio parecían ser copos de nieve.  La comida y el agua estaban contaminadas, y la población fue víctima de cánceres. Eso sigue siendo una realidad hoy en día.

Conocí a Nerje Joseph, que me mostró una fotografía de ella misma de niña en Rongelap. Tenía unas terribles quemaduras faciales y le faltaba mucho pelo. «Estábamos bañándonos en el mar el día que la bomba explotó», dijo. «El polvo blanco comenzó a caer del cielo. Alcancé a coger el polvo. Lo usamos como jabón para lavarnos el pelo. Unos días después, mi cabello comenzó a caerse».

Lemoyo Abon dijo, «Algunos agonizaron. Otros tenían diarrea. Estábamos aterrorizados. Pensamos que debía ser el fin del mundo».

El archivo oficial de Estados Unidos que incluí en mi película se refiere a los isleños como «salvajes susceptibles». Tras la explosión, se ve a un funcionario de la Agencia de Energía Atómica de Estados Unidos alardeando de que Rongelap «es, de lejos, el lugar más contaminado de la tierra», añadiendo, «será interesante obtener una medida de la absorción humana cuando la gente vive en un entorno contaminado».

Los científicos estadounidenses, incluidos los médicos, hicieron distinguidas carreras estudiando la «absorción humana». Allí están en la película parpadeante, con sus batas blancas, atentos con sus portapapeles. Cuando un isleño murió en su adolescencia, su familia recibió una tarjeta de pésame del científico que lo estudió.

He informado desde cinco «zonas cero» nucleares en todo el mundo –en Japón, las Islas Marshall, Nevada, Polinesia y Maralinga en Australia. Más que mi experiencia como corresponsal de guerra, esto me ha enseñado sobre la crueldad e inmoralidad del gran poder: es decir, el poder imperial, cuyo cinismo es el verdadero enemigo de la humanidad.

Esto me impactó fuertemente cuando filmé en la Zona Cero de Taranaki en Maralinga, en el desierto australiano. En un cráter parecido a un plato había un obelisco en el que estaba inscrito: «Un arma atómica británica fue probada aquí el 9 de octubre de 1957». En el borde del cráter estaba este cartel:

ADVERTENCIA: PELIGRO DE RADIACIÓN
Los niveles de radiación de unos pocos cientos de metros alrededor de este punto pueden estar por encima de los considerados seguros para una actividad duradera

Hasta donde el ojo podía ver, y más allá, el suelo fue irradiado. El plutonio en bruto yacía alrededor, esparcido como polvo de talco: el plutonio es tan peligroso para los seres humanos que un tercio de un miligramo da un 50% de posibilidades de cáncer.

Las únicas personas que podían haber visto el cartel eran los indígenas australianos, para los que no había ninguna advertencia. Según un informe oficial, si tuvieron suerte «fueron ahuyentados como conejos».

Hoy en día, una campaña de propaganda sin precedentes nos está ahuyentando a todos como a conejos. No debemos cuestionar el torrente diario de retórica antichina, que está rápidamente superando el torrente de retórica antirrusa. Cualquier cosa china es mala, anatema, una amenaza: Wuhan… Huawei. Qué confuso es cuando «nuestro» líder más vilipendiado lo dice.

La fase actual de esta campaña no comenzó con Trump sino con Barack Obama, quien en 2011 voló a Australia para declarar la mayor acumulación de fuerzas navales de Estados Unidos en la región de Asia y el Pacífico desde la Segunda Guerra Mundial. De repente, China era una «amenaza». Esto era una tontería, por supuesto. Lo que estaba amenazado era la indiscutible visión psicopática de Estados Unidos de ser la nación más rica, más exitosa y más «indispensable».

Lo que nunca se cuestionó fue su destreza como matón, con más de 30 miembros de las Naciones Unidas sufriendo algún tipo de sanción estadounidense y un reguero de sangre que recorría países indefensos bombardeados, sus gobiernos derrocados, sus elecciones interferidas, sus recursos saqueados.

La declaración de Obama se conoció como el «pivote de Asia». Uno de sus principales defensores fue su secretaria de Estado, Hillary Clinton, quien, como reveló Wikileaks, quería rebautizar al Océano Pacífico como «el Mar de Estados Unidos».

Mientras que Clinton nunca ocultó su belicismo, Obama fue un maestro del marketing: «Afirmo claramente y con convicción», dijo el nuevo presidente en 2009, «que el compromiso de Estados Unidos es buscar la paz y la seguridad de un mundo sin armas nucleares».

Obama aumentó el gasto en ojivas nucleares más rápido que cualquier otro presidente desde el final de la Guerra Fría. Se desarrolló un arma nuclear «utilizable». Conocida como el Modelo 12 B61, significa, según el general James Cartwright, ex-subjefe del Estado Mayor Conjunto, que «reducir su tamaño [hace que su uso] sea más pensable».

El objetivo es China. Hoy en día, más de 400 bases militares estadounidenses casi rodean a China con misiles, bombarderos, buques de guerra y armas nucleares. Desde el norte de Australia, pasando por el Pacífico, el sudeste asiático, Japón y Corea, y a través de Eurasia, hasta Afganistán e India, las bases forman, como me dijo un estratega estadounidense, «la soga perfecta».

Un estudio de la Corporación RAND, que desde Vietnam ha planeado las guerras de Estados Unidos, se titula Guerra con China: Pensando lo Impensable. Encargado por el ejército estadounidense, los autores evocan el infame grito de su estratega principal de la Guerra Fría, Herman Kahn –»pensando lo impensable». El libro de Kahn, sobre la guerra termonuclear, elaboró un plan para una guerra nuclear «ganable».

La visión apocalíptica de Kahn es compartida por el secretario de estado de Trump, Mike Pompeo, un fanático evangélico que cree en el » éxtasis del Fin». Él es quizás el hombre vivo más peligroso. » Era director de la CIA» y se jactaba: «Mentimos, engañamos, robamos. Era como si tuviéramos cursos de entrenamiento completos».  La obsesión de Pompeo es China.

El objetivo del extremismo de Pompeo es raramente o nunca discutido en los medios angloamericanos, donde los mitos y fabricaciones sobre China son estándar, como lo fueron las mentiras sobre Irak. Un racismo virulento es el subtexto de esta propaganda. Clasificados como «amarillos» a pesar de ser blancos, los chinos son el único grupo étnico al que se le ha prohibido la entrada a los Estados Unidos por un «acto de exclusión», por ser chinos. La cultura popular los declaró siniestros, poco confiables, «escurridizos», depravados, enfermos, inmorales.

Una revista australiana, The Bulletin, se dedicó a promover el temor al «peligro amarillo» como si toda Asia estuviera a punto de caer sobre la colonia de los blancos por la fuerza de la gravedad.

Como escribe el historiador Martin Powers, reconociendo que el modernismo de China, su moralidad secular y «las contribuciones al pensamiento liberal amenazaban el rostro de Europa, por lo que se hizo necesario suprimir el papel de China en el debate sobre la Ilustración… Durante siglos, la amenaza de China al mito de la superioridad de Occidente la ha convertido en un blanco fácil para la citación racial».

En el Sydney Morning Herald, el incansable golpeador de China Peter Hartcher describió a los que propagan la influencia china en Australia como «ratas, moscas, mosquitos y garzas». Hartcher, que cita favorablemente al demagogo estadounidense Steve Bannon, le gusta interpretar los «sueños» de la actual élite china, de los que aparentemente está al tanto. Estos están inspirados en los anhelos del «Mandato del Cielo» de hace 2.000 años. Ad nauseam.

Para combatir este «mandato», el gobierno australiano de Scott Morrison ha comprometido a uno de los países más seguros de la tierra, cuyo principal socio comercial es China, en cientos de miles de millones de dólares en misiles estadounidenses que pueden ser disparados contra China.

El efecto de goteo ya es evidente. En un país históricamente marcado por el racismo violento hacia los asiáticos, los australianos de ascendencia china han formado un grupo de vigilantes para proteger a los repartidores. Los videos de teléfono móvil muestran a un repartidor golpeado en la cara y a una pareja china agredida racialmente en un supermercado. Entre abril y junio se produjeron casi 400 ataques racistas contra asiáticos-australianos.

«No somos su enemigo», me dijo un estratega de alto rango en China, «pero si ustedes [en Occidente] deciden que lo somos, debemos prepararnos sin demora». El arsenal de China es pequeño comparado con el de Estados Unidos, pero está creciendo rápidamente, especialmente el desarrollo de misiles marítimos diseñados para destruir flotas de barcos.

«Por primera vez», escribió Gregory Kulacki de la Unión de Científicos Comprometidos, «China está considerando poner sus misiles nucleares en alerta máxima para que puedan ser lanzados rápidamente en caso de aviso de un ataque… Esto sería un cambio significativo y peligroso en la política china…»

En Washington, me reuní con Amitai Etzioni, distinguido profesor de asuntos internacionales de la Universidad George Washington, quien escribió que se planeaba un «ataque fulminante contra China», «con ataques que podrían ser percibidos erróneamente [por los chinos] como intentos preventivos de eliminar sus armas nucleares, acorralándolos así en un terrible dilema de utilizarlas o perderlas [que] llevaría a una guerra nuclear».

En 2019, Estados Unidos realizó su mayor ejercicio militar desde la Guerra Fría, en gran parte en secreto. Una armada de barcos y bombarderos de largo alcance ensayó un «Concepto de Batalla Aéreo-Marítima para China» (ASB) bloqueando las rutas marítimas en el Estrecho de Malaca y cortando el acceso de China al petróleo, gas y otras materias primas de Oriente Medio y África.

El temor a tal bloqueo ha llevado a China a desarrollar su Iniciativa del Cinturón y la Carretera a lo largo de la antigua Ruta de la Seda hacia Europa y a construir urgentemente pistas de aterrizaje estratégicas en los arrecifes e islotes en disputa en las Islas Spratly.

En Shangai, conocí a Lijia Zhang, una periodista y novelista de Beijing, de una nueva clase de inconformistas. Su libro más vendido tiene el irónico título de «El socialismo es genial». Habiendo crecido en la caótica y brutal Revolución Cultural, ha viajado y vivido en los Estados Unidos y Europa. «Muchos estadounidenses imaginan», dijo, «que los chinos viven una vida miserable y reprimida sin ninguna libertad. La [idea del] peligro amarillo nunca los ha abandonado… No tienen ni idea de que hay unos 500 millones de personas que están siendo sacadas de la pobreza, y algunos dirían que son 600 millones.»

Los logros épicos de la China moderna, su superación de la pobreza masiva, y el orgullo y la satisfacción de su pueblo (medidos científicamente por expertos estadounidenses como Pew) son deliberadamente desconocidos o mal entendidos en Occidente. Esto sólo es un comentario sobre el lamentable estado del periodismo occidental y el abandono de los reportajes honestos.

El lado oscuro represivo de China y lo que nos gusta llamar su «autoritarismo» es la fachada que se nos permite ver casi exclusivamente. Es como si nos alimentaran con interminables historias del malvado super-villano Dr. Fu Manchú. Y ya es hora de que nos preguntemos por qué: antes de que sea demasiado tarde para detener la próxima Hiroshima.

Sigue a John Pilger en twitter @johnpilger

Fuente: John Pilger

Subtítulos en castellano

facebook
Twitter
Follow