En 1994, los estadounidenses se dirigieron a los responsables ruandeses hutus y les propusieron de aceptar convertir a su país en un centro neurálgico para las operaciones clandestinas de los Estados Unidos en África central.

Un documento de la CIA «altamente confidencial» resume claramente el plan de acción estratégico de Estados Unidos para Rwanda, a saber:

1) El establecimiento de una estación operativa de la CIA en el país, preferiblemente en Kigali. Funcionaría bajo la fachada de una corporación de los Estados Unidos con una filial en Ruanda.

(2) La cesión de una finca con un área mínima de 1 milla x 4 millas, que se dedicaría a la capacitación de personal estadounidense y se utilizaría como centro de comunicaciones para el continente.

3) Permitir el acceso al país para todos los huéspedes y agentes de la empresa (CIA), desde el extranjero, para la capacitación, reuniones, descanso y refugio.

(4) El arrendamiento por parte de la CIA de un aeropuerto enteramente administrado por los estadounidenses en la región de Bugesera, por un monto anual que no excediera los 100 millones de dólares.

5) El establecimiento de un centro de inteligencia que controlaría las actividades políticas, militares y económicas de varios países extranjeros, principalmente el Zaire (RDC), Uganda, Argelia, Sudán y Angola.

6) Garantizar a la CIA la plena colaboración de todas las instituciones nacionales.

7) Adjudicación de contratos exclusivos a empresas estadounidenses de reconstrucción, informática y minería.

Los Hutu dijeron NO a los estadounidenses.

Como ha observado notablemente mi amigo Charles Onana, que ha investigado extensamente el asunto, «lo que la CIA propuso al gobierno interino hutu y se negaron a hacer era convertir a Ruanda en un área de operaciones encubiertas. Este es el lugar donde podemos preparar el saqueo y la desestabilización de los países extranjeros. Y enfatizar que «los extremistas tutsis del FPR probablemente aceptaron lo que los hutus rechazaron».

Este documento de la CIA ayuda a comprender el interés desmesurado que Estados Unidos tiene en Ruanda, un país pequeño que prácticamente no cuenta con recursos, y el apoyo proporcionado a Paul Kagame y a su movimiento político-militar. Según un alto funcionario de la administración Clinton, «era necesario establecer un régimen militar muy poderoso en la región de los Grandes Lagos para imponer soluciones militares a los conflictos.

Washington considera a Paul Kagame como un gran estratega militar, alrededor del cual se decidió promover la estabilidad de la región de los Grandes Lagos.» Esta estabilidad en salsa americana es la desestabilización del Congo con su cortejo de millones de muertes, el saqueo masivo de los recursos que pasan a través de Ruanda para llegar a Europa y a Estados Unidos, la desestabilización de Sudán y Burundi, que acaba de rozar una guerra civil alimentada por Kigali, etc. Además, se advierte a los africanos obnubilados por la propaganda de los medios anglosajones a favor de Kagame.

Al competir por la presidencia de la Unión Africana, Paul Kagame actua no sólo como el «representante» de los africanos, sino también y sobre todo como subcontratista de los intereses anglosajones y israelís en África. No es coincidencia que el hombre fuerte de Kigali sea el único jefe de estado africano en la agenda de Donald Trump en Davos. Desafortunadamente, es este tipo, el sirviente principal del Imperio, quien se ha convertido en el «héroe» de cierta juventud africana…

facebook
Twitter
Follow